El uso del Flashback

Quiero hacer referencia a tres recursos que a todos, cuando comenzamos en esto, nos gustaba utilizar. Ellos son el FlashBack, la Voz en Off y el Cuarto Muro, y que sin lugar a dudas era lo primero que empezaba a matar, aniquilar, asesinar, o como quieras llamarlo, a nuestro amado guión o libreto.

Ya me parece estar visualizando tus pensamientos aquí en mi pequeña esfera de cristal preguntándote “¿Pero por qué, si siempre me han funcionado muy bien?”

Pues bien, hoy te hablaré del primero, del FlashBack, y en las próximas entregas veremos los demás. Pero antes de empezar déjame preguntarte: ¿qué hora es?.., gracias. Es tiempo presente ¿cierto?, es hoy, AHORA. Incluso si te preguntara qué hiciste ayer, hace una semana, un año atrás o hace diez, me lo estarías contando hoy, en éste instante, AHORA, ¿cómo?, a través del diálogo, de un parlamento; la tarea de formarse las imágenes en su cerebro es mía y absolutamente mía, es mi libertad y es mi derecho como lector, como escucha o como espectador.

Son muy pocas las ocasiones en las que un FlashBack debe y puede ser utilizado, y esas ocasiones están definidas por la propia historia o por la estructura narrativa de la misma (valga la pena citar las genialidades de Memento, Pulp Fiction, o Amores Perros. Historias además que no hacen uso del FlashBack en el sentido estricto del término, aunque ese tema es harina de otro costal), pero ten cuidado, a la genialidad se llega con sudor, esfuerzo, y sobre todo, con mucha práctica y experiencia, la cual sólo nos la da el trabajo constante.

En las demás ocasiones sólo es un reflejo de la imposibilidad del autor por reflejar una situación precedente, causa y origen del momento presente, con un diálogo o un detalle simple y magistral, para que esa vivencia o remembranza estalle en la imaginación del que la ve o la lee.

Si me tuvieras que narrar verbalmente, cara a cara, lo fantástico o lo triste que te sucedió ayer, ¿tendrías que mostrarme el video que tomaste?, ¿tendrías que montarme en una máquina del tiempo e ir al pasado para que yo viera cuál fue la causa de que HOY rías, llores, cantes, bailes o te quieras tirar de un quinto piso? Piénsalo, eso sería lo más fácil, y el facilismo sólo denota pereza y falta de talento, y yo estoy seguro de que tú no eres lo uno, y te sobra de lo otro.

En la próxima entrega veremos otro tema muy ligado a éste, el de la Voz en Off, nos vemos.