¡Gracias!

Así es, ¡gracias!, porque es todo lo que puedo decir después de haber estado recibiendo día a día todos sus comentarios.

Gracias, primero que todo, por haber querido leer mi libro. Sé que es un gran acto de valentía, y fe, el enfrentarse a la decisión de leer la publicación de un autor nuevo, porque no existe referencia alguna para decidir que lo que puedo encontrar en sus palabras sea realmente fructuoso para dedicarle mi tiempo y mis energías. Por eso, gracias.

Gracias también por tomarse el tiempo de escribir y enviarme sus apreciaciones. Les aseguro que cada una de ellas me llena de confianza en el camino por recorrer.

Es una sola palabra, me gustan las palabras solitarias (ustedes, quienes me han leído, me entienden ;) pero ella sola encierra todo lo que quiero decirles a cada uno de ustedes, mi lectores.

¡Gracias!